sábado, 16 de agosto de 2008

La educación de los militares


"La educación de los militares, desde el soldado raso hasta las más altas jerarquías, les convierte necesariamente en los enemigos de la sociedad civil y el pueblo. Incluso su uniforme, con todos esos adornos ridículos que distinguen los regimientos y los grados, todas esas tonterías infantiles que ocupan buena parte de su existencia y les haría parecer payasos si no estuvieran siempre amenazantes, todo ello les separa de la sociedad. Ese atavío y sus mil ceremonias pueriles, entre las que transcurre la vida sin más objetivo que entrenarse para la matanza y la destrucción, serían humillantes para hombres que no hubieran perdido el sentimiento de la dignidad humana. Morirían de vergüenza si no hubieran llegado, mediante una sistemática perversión de las ideas, a hacerlo fuente de vanidad. La obediencia pasiva es su mayor virtud. Sometidos a una disciplina despótica, acaban sintiendo horror de cualquiera que se mueva libremente. Quieren imponer a la fuerza la disciplina brutal, el orden estúpido del que ellos mismos son víctimas.


NO SE PUEDE AMAR EL SERVICIO MILITAR SIN DETESTAR AL PUEBLO"



BAKUNIN

3 comentarios:

Isabel Mares dijo...

Lo que dice es totalmente falso. "La educación de los militares, desde el soldado raso hasta las más altas jerarquías, les convierte necesariamente en los enemigos de la sociedad civil y el pueblo" ¡por supuesto que no!

¿Cuando hay desastres y los soldados se meten a salvar vidas son enemigos de la sociedad?

Nunca habia escuchado tanta tontería partidista.

Vir dijo...

¿Y cuándo la sociedad va perfectamente bien y les da por asestar un golpe de Estado, o por pegar tiros a cualquiera que se salga de la 'norma'? No creo que alguien que haya sido educado para matar sea seguro para lo sociedad, más bien, todo lo contrario. Leáse un manual de historia, señora.

Anónimo dijo...

Genia total, esa parte me encanta de amor y de sombra... no les hagas caso a las fachos, es una de las partes que más me conmovio