viernes, 19 de octubre de 2007

Our magic jumping washing-machine


En el numero 37 de la calle Oaklawns puede pasar de todo. Podeis encontraros las peladuras de zanahoria de Per-Ewert en el fregadero, puede que la calefaccion de vuestra habitacion se estropee y no vuelva a funcionar mas, podeis encontraros caracoles en la encimera de la cocina y una bandera de Espanha en la pared del salon (cosa de Sara, que se pasa el dia cantando el himno de Espanha, Irlanda me la esta trastornando, socorro!!). Pero sin duda, lo mas interesante de casa es la lavadora, tiene poderes paranormales, no solo salta y puede moverse sola unos metros, sino que ahora ademas cambia el color de la ropa y rompe deportivas!!! Antes de ayer meti mis deportivas en la lavadora, finalizo el lavado (habiendo pasado por todos los programas, por supuesto, que esa es otra, da igual donde lo pongas porque te va a lavar en todos) abri la lavadora y... me encontre una suela, otra suela, la parte de adentro de la deportiva y el cuerpo por otro lado. Mi cara era un poema, y no hablemos de la de Tereza, que salio corriendo a por la camara, ya os adjuntare una foto, ya...